El comercio electrónico crece exponencialmente día tras día y la gente se anima a comprar cada vez más mediante Internet por comodidad, ahorro de tiempo y dinero.

Si tenemos un sitio web apuntado al comercio electrónico, representa nuestro local abierto las 24 horas, listo para vender en todo momento. Esto nos obliga, además de tener un diseño atractivo y funcional, a hacer foco en su funcionamiento para ofrecer una mejor experiencia a nuestras visitas, a quienes queremos convertir en nuevos clientes.

Lo primero que necesitaremos es un Hosting acorde a nuestras necesidades que nos garantice:

Disponibilidad

Cualquier usuario, en todo momento y en cualquier lugar, tiene que poder acceder a tu tienda. Si alguien está buscando tu producto y no puede ingresar, habrás perdido una venta.

Velocidad de carga

Queremos que quien nos visita se lleve una buena experiencia visual, pero también que es vital que el sitio funcione con fluidez para no ahuyentar a las visitas.

Correo con dominio propio

Algo que le dará identidad a tu negocio es que tus cuentas de correo electrónico con las cuales vas a interactuar con tus clientes tengan un dominio propio (ejemplo: ventas@nombredetutienda.com). Asegurate que el Hosting de tu tienda incluya esta característica para no tener que luego contratar servicios adicionales.

Seguridad mejorada

La gente que va a comprar en tu sitio web quiere hacerlo de forma segura. Si al acceder a tu tienda el visitante ve en la barra de navegación el “candadito verde” (certificado SSL) tus compradores sabrán que sus datos y transacciones están protegidas en todo el proceso.

Delegar la administración

¡Cuanto tenemos nuestro negocio tenemos que enfocar todos nuestros esfuerzos en crecer! Te sugerimos no tomar la responsabilidad administrar tu hosting o el servidor que aloja tu tienda porque perderás tiempo valioso que podrías estar invirtiéndolo en otras tareas más productivas.

Un Soporte Técnico presente

Una tienda online no cierra nunca y su servicio técnico tampoco debe hacerlo. Es importante que haya alguien del otro lado cuando necesites resolver una cuestión técnica. Cuanto más amplio el horario de atención y más vías de contacto tenga, ampliará tus posibilidad de resolución de un problema más rápido.

Atención local en tu idioma

Las diferencias de horario y culturales hacen que no siempre una consulta o reclamo llegue a buen puerto, con lo que siempre recomendamos que el soporte sea local y fácilmente contactable.

Escalabilidad y acompañamiento

Si estamos empezando, tal vez un servicio de Hosting Compartido económico esté más que bien para arrancar, pero, si nuestra tienda crece y emprende vuelo, es posible que necesitemos invertir en un alojamiento más robusto para que todo funcione como esperamos.

¡No te procupres! Si bien los CMS más utilizados para armar sitios o tiendas tales como Prestashop, Magento o WordPress con WooCommercer tienden a consumir muchos recursos en el servidor (CPU y RAM principalmente), existen herramientas como nuestro exclusivo Monitor de Consumo de Recursos que te permitirá mantener optimizada en todo momento tu tienda.

Si ya hemos optimizado nuestra tienda es hora de dar el siguiente paso. Afortunadamente en WNPOWER pensamos la solución ideal: alojar tu sitio en un Cloud Server. ¿En qué se diferencia con el Hosting clásico? Que contás con tu propio servidor privado virtual y tu sitio no comparte plataforma con otros clientes, haciendo que el funcionamiento sea más estable y no se vea afectado por problemas ajenos aplicando a todos los tips anteriores. Además, podés escalar tu servicio de acuerdo a la magnitud de tu negocio.

¡Iniciá hoy mismo tu tienda online con WNPOWER!